PUBLICIDAD

Fenadismer denuncia la imposibilidad de que los jóvenes de 18 años conduzcan camiones en España

Como ha venido informando Fenadismer, tras la publicación en noviembre del pasado año de la modificación del Reglamento General de Conductores, España ajustó las edades mínimas exigidas para la conducción de camiones y autobuses a las establecidas desde hace muchos años en la práctica totalidad de los países de la Unión Europea.

Dicha previsión legal cobra relevancia en la actual situación de escasez de nuevos conductores profesionales en el sector del transporte por carretera que se vive en nuestro país y del resto de Europa, que en el caso de España se cifra en más de 10.000 las vacantes de puestos de trabajo con el agravante de que la edad media de nuestros conductores profesionales supera los 50 años de edad, estimándose que uno de cada tres se jubilará en los próximos 5 años.

Sin embargo, pese a la reforma normativa aprobada que posibilita que con 18 años se pueda conducir un camión en España, sin embargo la realidad es bien distinta. Así vienen denunciando a Fenadismer numerosos jóvenes de dicha edad que quieren aspirar a convertirse en conductores profesionales.

Ello es debido a que la nueva norma requiere que para todos aquellos aspirantes que deseen obtener el permiso de conducir profesional y tengan menos de 21 años deben previamente obtener una titulación de aptitud profesional (denominada coloquialmente certificado CAP) que incluye la realización de un curso de 280 horas de duración, frente a las 140 horas que se exigen a los restantes aspirantes.

Pero es que además en la actualidad los Centros de Formación autorizados no programan dichos cursos por su mayor coste económico y menor demanda de alumnos, lo que en la práctica impide que los jóvenes de 18 años puedan realizar dicha formación obligatoria.

Pero los inconvenientes no quedan ahí, ya que los plazos administrativos establecidos para la realización de todos los trámites necesarios para poder examinarse y obtener tanto el certificado CAP como el posterior permiso de conducir profesional lo convierten en una “misión imposible”, ya que en el mejor de los casos y suponiendo que el joven aspirante aprobara todos los exámenes “a la primera”, necesitaría al menos un año para poder llegar a conducir un camión.