PUBLICIDAD Billboard

El toque personal del Scania 164 de Tomás García «Tomatito»

Cuando entrevistamos a nuestro invitado acababa de celebrar sus 42 primaveras y lleva en esto de la rosca toda la vida. A los 15 días ya realizó sus primer viaje. Su madre, Magdalena, le recuerda cómo lo llevaba en brazos en un Avia 3500. Porque Tomás, conocido en el mundillo como Tomatito, por su afición al flamenco, es la tercera generación de camioneros. Vamos que la profesión la lleva en vena.

Madrileño de nacimiento, pero vive en Valencia desde hace muchos años, Tomás nos cuenta batallitas desde edad muy temprana. “Con 10 años ya empecé toqueteando camiones. Recuerdo ir con mi padre y mi abuelo en el camión. También conducir en la cantera donde trabajaba mi padre con un Pegaso 260 de cambio Fuller de 9 velocidades. Eran otros tiempos, otra permisividad, otra manera de vivir, pero a los 15 años ya hice mi primer viaje. Y con 5, volqué con mi padre con un Pegaso Cabezón que tenía”, nos cuenta nuestro protagonista, mientras continúa recordando el Barreiros que hubo en casa o que “con 13 años tiraba marcha atrás el tráiler”. Vamos que en su caso, estaba más que claro adónde iba a llegar. Tan claro que el mismo día que se sacó el carnet de tráiler ya tenía preparado un viaje para Córdoba.

PUBLICIDAD Content_1

Scania 164 Tomás García

“No quiero ser un número”
Con el carnet ya en el bolsillo, Tomás no tardó mucho en dejar la empresa familiar. Pronto decidió irse de chófer. “He estado en varios sitios. En todos ellos he estado bien mirado. He trabajado para alguna empresa grande, pero sobre todo para autónomos. No me gustan las grandes, porque no quiero ser un número, me gusta que me traten como a una persona”, recalca Tomatito.

En este sentido, a nuestro invitado siempre le ha encantado cuidar los camiones, “aunque no fueran míos”. Hasta que llegó el que aparece en estas páginas. Fue a finales de 2013. “Lo compré con un millón y medio de kilómetros, ahora ya tiene tres. Y lo que le queda. Va perfecto, le van saliendo cosillas porque tiene 18 años, pero nunca me ha dejado tirado. Se trata de un Scania 164 480 CV, 8 cilindros en V, lo llevo potenciado y voy muy a gusto con él. La cabina por dentro la he modificado completamente, aunque ahora tengo en mente volverle a dar otro aire. Esto es un no parar y siempre hay ganas de hacer cambios al camión, de ponerlo a mi gusto”, nos detalla.

PUBLICIDAD Content_2

Scania 164 Tomás García

“Desde luego lo de tunear el camión siempre me ha gustado. Es un vicio. Este Scania era blanco, lo pinté en negro y lo lleve para mi boda como coche de novios. Luego llegaron los faros del techo, los pilotos, la visera, el cartel. Te juntas en las concentraciones y te vas animando con la gente. Todo sobre la marcha y es un no parar. Una de las últimas cosas que hice fue hacerle el escape libre. Petardea con un sonido bonito, fuerte, pero fino –nos cuenta todo orgulloso–. Intento hacérmelo todo. Soy manitas, de modo que todo lo que puedo hacer lo hago y así el camión no entra en el taller. Los fines de semana siempre estoy liado. Cuando tengo un rato me pongo a plasmar las ideas que tengo en la cabeza. A mi no me gusta llevar lo que lleva todo el mundo, aunque me guste. Prefiero personalizarlo a mi gusto, ser único. Son manías, pero es así”, remarca Tomás.

Y luego mostrarlo en las concentraciones, de las que es un habitual. “Suelo ir a Barakaldo, Jarama, Cheste, Hoznayo. Esas son las fijas. Luego también he ido a Adra, a Manises. Son sitios donde compartes tu pasión con la gente, vas haciendo amigos por todos lados. Se trata de pasarlo bien, de disfrutar el fin de semana. Desconectar de todo”. Esperemos que más pronto que tarde podamos ver al Scania de Tomatito en alguno de esos eventos. Será una muy buena señal. Para todos.

PUBLICIDAD Content_3
PUBLICIDAD Mobile_Footer_1