fbpx
PUBLICIDAD Billboard

El Kenworth W900 de Antonio Nogués, un capricho tamaño XXL

En Grúas Nogués, unos remolcadores situados en un punto estratégico para el transporte por carretera como es La Panadella (Barcelona), disfrutamos de la conversación con Antonio, el jefe. Aquí os dejamos con el vehículo estrella de los Nogués, un Kenworth W900. Tener una avería en carretera y que te asista un mastodonte como este es más que posible. Grúas Nogués lo tiene en servicio a diario. Eso sí, antes era el primero en pisar el asfalto, ahora se queda el último. “Cuando ya está saturada la situación porque te han pedido muchos servicios de remolcaje a la vez y ya no tienes más vehículos, entonces sale el Kenworth. Es un camión excelente, pero a los chóferes de ahora de entrada no les gusta. Es un vehículo diferente por la manera de conducirlo, por el morro avanzado, por el tamaño de la cabina.

Kenworth W900 Nogués

PUBLICIDAD Content_1

Los frenos no son muy potentes, entonces hay que ser más prudente al conducirlo”, nos cuenta Antonio Nogués. A pesar de que a los conductores no les gusta, a nuestro invitado le encanta. De hecho, todos los americanos le gustan. Con el Ken lleva 18 años y ya antes había tenido un Marmon, los dos comprados en Alemania. “Esta grúa entra por los ojos. Aunque me hacía falta un camión con horquilla, este lo compré por capricho”, nos cuenta, mientras disfrutamos de un paseo por la antigua N-II.

Los 11,5 metros de Kenworth se dejan notar, los giros no son muy asequibles; al contrario, la sensación desde el puesto de conducción es impresionante. “Los escapes están detrás de la cabina, hay gente que si llevas la ventanilla abierta, le molesta el ruido. A mí, al contrario. El sonido es bonito”. Cuando Antonio compró el Ken sabía de su historial. Corría el año 2000 cuando se lo trajo de Alemania, concretamente de casa del representante de Kenworth en Alemania, donde hacía servicios de grúa.

Kenworth W900 Nogués

PUBLICIDAD Content_2

Ahora ya va por el 1.200.000 kilómetros y tiene toda la pinta de jubilarse en casa de los Nogués. Sus 500 CV hay que disfrutarlos. “Lleva motor Caterpillar, cambio Fuller de 15 velocidades con tres pisos (muy cortas, medianas y largas), diferencial Eaton, típico americano, suspensión neumática detrás, ballestas delante y una pinza sueca marca Bro, muy buena. Puede con todo.

Sin problemas arrastra 40 toneladas puerto abajo, ya que lleva un sistema que da presión de frenada al vehículo de atrás; simplemente conectando las mangueras adapta la frenada”. Cerramos otro capítulo de este libro. Quizás vendrán otros.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1