El control y vigilancia a las furgonetas acaba con más de 3.500 denuncias