PUBLICIDAD

Tus neumáticos hablan, descubre cuándo te toca cambiarlos

¿Cuándo hay que cambiar los neumáticos? Es la pregunta que nos hacemos cada verano antes de emprender un viaje. Llevar los neumáticos en mal estado puede causar accidentes muy graves en carretera. Se debe tener en cuenta que es uno de los elementos principales que se revisan a la hora de pasar la ITV. No obstante, no se trata de conseguir un buen resultado en la ITV, se trata de tu seguridad y de la de los demás.

Es fundamental fijarse en las ruedas ya que está en contacto constante con el suelo. Por eso, antes de que sea demasiado tarde para darte cuenta de esto, los neumáticos de tu vehículo te van dando pistas. A continuación, te mostraremos cómo te indican que deberías cambiarlas lo antes posible.

 

Empezaremos con el caso más evidente: cuando pinchan. El procedimiento es sencillo. Por muy corto que sea el trayecto, no llegaremos lejos con una rueda pinchada. Además, se trata de una decisión muy peligrosa para tu vida y para la del resto.

Hay otros factores que nos señalan cómo de peligroso puede ser conducir. En la banda de rodadura del neumático hay un dibujo que canaliza el agua cuando la vía está mojada. Así, mejora la tracción de las ruedas y evitamos hacer aquaplaning. Si el dibujo es inferior a 1,6 mm, es el momento de cambiarlo, ya que ese neumático ya ha dejado de ser seguro.

Esta no es la única señal ya que los neumáticos pueden presentar otra serie de daños o irregularidades. Hay que fijarse muy bien para poder circular en condiciones de seguridad. Por ejemplo, pongamos que la banda de rodadura se está desgastando de manera irregular. Esto podría deberse a una desalineación de la rueda o a una inadecuada presión de hinchado.

 

Por otra parte, a veces los neumáticos pueden presentar unos pequeños bultos en la zona externa de la rueda, como si fueran burbujas. En este caso, indica que la estructura del neumático se ha dañado y es muy peligroso seguir circulando así. Otro caso de cambio es cuando vemos grietas o zonas que están empezando a pudrirse.

Otro factor a tener en cuenta es la edad. Los fabricantes recomiendan cambiar los neumáticos a los 10 años de su fecha de fabricación. No obstante, a partir de los 6 años de vida desde su fabricación, se recomiendan inspecciones anuales. Para saber la edad del neumático puedes mirar la fecha grabada de la pared lateral del mismo neumático. «Escucha» y «lee» a tus neumáticos, puedes ahorrarte futuros problemas para ti y para el resto.