Celestino Mato ya disfruta de su asiento Kingman de Grammer