Tributo a Jan de Rooy, el camionero que quiso ganar a los coches