PUBLICIDAD Billboard
Camionera Natalia Slipenko

Soy camionera: Natalia Slipenko, vencer el muro

Un muro puede saltarse, bordearse o, sencillamente, romperse. Eso es lo que Natalia ha hecho con el construido a base de convenciones como las de que una mujer en Ucrania no puede ser camionera, o que una migrante ha de dedicarse al hogar o el cuidado de personas.

PUBLICIDAD Native_Teaser_1
Camionera Victoria López

Soy camionera: Victoria López Lendínez, erguida y brava

En Jaén la V de Victoria se iza cada día en las instalaciones de Transportes Jesús López. Ella comanda la flota de esta firma, con unos veinte tráilers de alto nivel; pero cuando su mano empresarial requiere de su camionera mano, un rayo andaluz salta del despacho al asfalto en medio segundo.

PUBLICIDAD Native_Teaser_2
Camionera Conchi Rodríguez

Soy camionera: Conchi Rodríguez, un peaje por la libertad

Esta granadina inquebrantable recorre al mes 14.000 kilómetros en ruta a Inglaterra. Iba para taxista, pero su padre se negó. Así que se hizo camionera. Apenas pisa su casa de Monachil, no tiene tiempo para vida social, pero acepta de buen grado los rigores del oficio. Como ella misma dice, “la soledad es el precio de la libertad”. Esta es Conchi Rodríguez.

Camionera Carmen Yolanda Montejano

Soy camionera: Carmen Yolanda Montejano, himno de la alegría

En Yoli la vida es rima continuada. Como pequeña de nueve hermanos, es fácil imaginarla deslizando embelesos en su infancia, Montejano arriba y abajo. Si la Novena fue la última Sinfonía compuesta por Beethoven, en idéntica cifra se plantaron también sus padres, Juliana y Pedro, al crear sus obras particulares.