¿Puede una tractora Volvo plantarle cara a un Ferrari?