PUBLICIDAD Billboard

José Luis Poyo y su Scania R500, un soñador perpetuo

Hay un par de terapias que a nuestro José Luis Poyo no le fallan nunca: revisar cada poco la película “Yo, el halcón” y retar al estrés recorriendo con su Scania decorado los alrededores de Tudela.

El R500 decorado que ilustra estas páginas es su psicólogo de cabecera. “Mi padre siempre me decía que si este oficio solo se contempla como una forma de llevar dinero a casa, lo mejor es buscarte otra cosa. Este no es un trabajo más, ya que exige una fortaleza anímica ejemplar para enfrentar soledades y viajes muy dispares”.

PUBLICIDAD Content_1

Este suerte de credo de José Luis, palabra más o menos, es de lo primero que suelta a cualquier posible chófer de la empresa de transportes que dirige, que traeremos pronto a las páginas de SOLO CAMIÓN, de cara al próximo estreno de sus instalaciones en Navarra.

Scania R500 José Luis Poyo

Otra de las consignas dadas por nuestro protagonista a sus conductores es que cuando vayan a estacionar algún camión de Transportes Poyo en un área de servicio o parking, lo hagan, si la ocasión lo permite, junto a otro camión tuneado o de aspecto pulido, para unir las sinergias de camiones cuyo aire externo dota de dignidad a la profesión con su simple presencia.

PUBLICIDAD Content_2

 

Con este Scania fue capaz de hacer de la adversidad, virtud, pues el percance de uno de sus conductores, que rajó la cabina como un abrelatas al entrar de revés a un cargadero de cisternas, le sirvió para reinventar su querido vehículo e instalar una cabina Topline y un tapizado interior.

El resultado, a la vista está: es único y espectacular, aunque este ejemplar bebe de referentes ya transitados por Poyo, cuyo guante fue recogido en el siempre solvente escenario conquense de Talleres Jaula. Y por referentes de la casa nos referimos a los famosos pistones y carenados ya vistos en otros decorados de José Luis, el morro del camión de su padre y las banderas de cuadros, junto con los nombre de su mujer e hijo, Mapy y Mateo.

PUBLICIDAD Content_3

 

Con su decorado disfruta de grandes paseos y de asistir a concentraciones, sobre todo si acontecen al calor de un circuito de carreras, ya sea español o europeo. Pero a Poyo le gusta tener su Scania siempre presto para un porte eventual. “Si aprueban lo de las 44 toneladas –concluye–, le pondré un tercer eje, estilo americano, con doble carro atrás para homologar”.

v

PUBLICIDAD Content_4

El propietario

Aún no llevamos ni diez minutos con José Luis y ya ha mentado a su padre dos veces y media. La media, cuando nos habló de la leyenda impresa en el camión, “Dreams must be lived from children”, traducción en la que se reconoce. En el mundo del camión residen todos sus sueños vividos desde niño, y así espera transmitirlo a su hijo Mateo.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8
PUBLICIDAD Mobile_Footer_1