fbpx
PUBLICIDAD Billboard

I Concentración de Clásicos y Americanos en Torrebaja

Explorar nuevos horizontes y aunar ímpetus camioneros, al amparo de una determinada zona geográfica, requiere el coraje de seguir motorizando nuestras virtudes.

Regular las fuerzas vivas del motor no es sencillo, pues coordinar elementos siempre resulta más laborioso que ir cada uno a la suya. Pero esa manera de sublimarse es la que ha encontrado la Asociación Motoclub El Rincón de Ademuz, en complicidad con los miembros de la saga camionera Hernández (Carlos, Carlitos y Dani), propietarios de una meritoria colección de camiones restaurados.

PUBLICIDAD Content_1

“Nuestra intención es potenciar un territorio que mima el mundo de los decorados y restaurados, pero que tiene pocos espacios donde lucirse, al margen de lo que acontece en el circuito de Cheste”. Las palabras de Carlos Gimillo, integrante del citado Motoclub de esta comarca valenciana lindante con Teruel y Cuenca, son especialmente significativas por venir de un hombre que, enfermero de profesión, dedica sus mejores horas a entretejer las piezas de una afición que con frecuencia se reúne en las 27 hectáreas del circuito de Castielfabib (Valencia), a fin de dirimir distintas competiciones de Enduro, Motocross, Trial o 4×4.

Los días 2 y 3 de Abril se obró el esperado fenómeno de la I Concentración de Camiones Clásicos y Americanos del Rincón de Ademuz. El evento, que sirvió también de homenaje a la memoria de Florencio Blasco, una institución en esta comarca; reunió ejemplares no sólo de las tres provincias citadas, sino también de diversos enclaves de Zaragoza, Castilla y León, Cataluña y Andalucía.

Las marcas de truck más emblemáticas (Kenworth, Peterbilt, Mack, Freightliner e International) estuvieron representadas en el municipio de Torrebaja. A los camiones clásicos restaurados de altísimo nivel se unieron algunos coches de museo, como el Citroën 11 Ligero, el SEAT 850 Sport o el Ford Mustang.

PUBLICIDAD Content_2

Entre las actividades desarrolladas durante el fin de semana cabe destacar el desfile de unos 15 km por distintos enclaves del Rincón de Ademuz, así como una excursión guiada por Torrebaja y diversos ágapes, que tuvieron su culminación en un festejo musical nocturno. “Casa Emilio y el Ayuntamiento de Torrebaja nos lo pusieron todo en bandeja. Tras haber conseguido reunir estos 30 tesoros rodantes – concluye Gimillo -, nuestra idea es repetir experiencia cada año”.  

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1