PUBLICIDAD Billboard

Huérfanos de festivales, el virus se ceba con las concentraciones camioneras

Las nuevas normas de distanciamiento social, el parón económico y las trabas para cruzar fronteras han castigado a los festivales. Salvo algunas excepciones, como el festival de Nogaro —que se celebró a principios de septiembre—,y el Weekend del Camionista de Misano —con nueva fecha para noviembre—, los organizadores han aceptado la nueva realidad y se han inclinado por posponer o cancelar hasta 2021.

El verano ha sido extraño. No ha habido orquestas, olor a gasoil y rueda quemada, desfiles por las calles, ni corrillos de camioneros y apasionados del motor delante de las cabinas.

PUBLICIDAD Content_1

Parece que ha pasado un mundo desde que, allá en el mes de febrero, Barcelona cancelaba definitivamente el Mobile World Congress. El buque insignia del sector de los eventos en la capital catalana y una de las ferias más importantes de nuestro país era derribada por la COVID-19, un virus que poco después dejó de ser un problema de China para transformar de arriba abajo la vida en Europa y el resto del planeta.

En estos ocho meses de pandemia, centenares de eventos se han visto forzados a cancelar o posponer “sine die”, entre ellos, cómo no, muchísimos festivales camioneros en toda Europa. Desde nuestros clásicos, como Hoznayo o Torrelavega, y toda la retahíla de San Cristóbales, hasta gigantes internacionales como el Truckers Jamboree de Iowa, en Estados Unidos, o el Truckstar Festival de Assen, el mayor evento de camiones en Europa. Todos ellos han sufrido baile de fechas, incertidumbre y cancelación.

concentraciones

PUBLICIDAD Content_2

Nogaro, la excepción

“No habrá programa en 2020. El último fin de semana de julio el circuito de Assen estará en silencio”, podíamos leer en la web del Truckstar Festival. “Es una decisión difícil para nosotros. Es muy triste que tengamos que cancelar, rezaba el comunicado del mítico Nordic Trophy, programado para finales de septiembre. Dos colosos que se han visto forzados a bajar la persiana hasta nuevo aviso.

Porque organizar actividades donde la interacción es esencial se ha convertido en una quimera. Sin presencia física no hay eventos. Sin eventos el mundo camionero pierde parte de su espíritu de comunidad y no nos queda otra que sentarnos en el salón o en la cabina frente al móvil viendo fotos de festivales pasados. ¿Existe alguna alternativa?

PUBLICIDAD Content_3

concentraciones

Luis Fernández, del club Quinta Rueda Cantabria, todavía suspira cuando le preguntamos sobre el Truck Show Festival de Torrelavega, que organizan cada mes de abril. Este año, poco menos de un mes antes de la fecha elegida, el ayuntamiento de la ciudad anunció que quedaban prohibidos todo tipo de eventos que concentraran a más de 600 personas. Todo el trabajo de ocho meses se convertía en ceniza. “Una hostia en toda la linea de flotación”, describe Luis gráficamente. “Estaba ya todo hilvanado, como una boda, desde la cartelería hasta la contratación de los anunciantes, los stands, la música, la comida, los seguros, etc. Y de la noche a la mañana se nos fue todo al traste”. Sobre el futuro de este tipo de concentraciones, Luis se muestra poco optimista. “Hasta que no haya una solución contra el virus, nada. Nosotros, desde que cancelamos, no hemos vuelto ni a hablar del tema”.

La pandemia pasó también por encima de organizaciones más potentes, como el Nordic Trophy, que ya hemos nombrado; el Nog Harder de Lopik o el Trucker Country Festival de Interlaken, clásicos de los festivales trucker. “Es una decisión difícil para nosotros”, explicaba hace unos meses Eva-Marie Andersson, directora ejecutiva de la empresa organizadora del Nordic Trophy. “La pandemia y las restricciones a 50 personas en los eventos públicos hace que el futuro sea demasiado incierto para poder planificar”.

PUBLICIDAD Content_4

concentraciones

Por su parte, la organización del Nog Harder de Lopik, que este año cumplía su 20º aniversario, ya ha anunciado que la efeméride se celebrará igualmente aunque con fecha de 2021. Incluso la FIA (Federación Internacional del Automóvil) se vio superada por las circunstancias y tuvo que cancelar momentáneamente todas las carreras planificadas en el calendario del European Truck Racing Championship, incluida la prueba del Jarama (al cierre de este número aún no se sabía con seguridad si, al menos, se disputaría la prueba del Campeonato de España).

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Las carreras arrastran a un buen número de devotos del camión, y sin ellas las actividades paralelas —como los concursos de decorados— se ven afectadas. La excepción, Nogaro (y presumiblemente Misano, el mes que viene). Entre tanta tiniebla, la concentración francesa siguió adelante con su plan y el pasado mes de septiembre celebró su festival de decorados. Hasta allí se acercaron alrededor de una decena de vehículos españoles. Uno de ellos, un veterano del evento galo y de los festivales nacionales: José Luis Poyo. Lo hizo a bordo de su nueva customización (un Scania Torpedo 144.460 de 1998) y nueva cisterna cromada. “Estas han sido mis vacaciones”, nos explica por teléfono. “Y la verdad es que, pese al virus de las narices, lo he disfrutado igual, o más”. El navarro se llevó su enésimo trofeo —mejor conjunto completo extranjero— y disfrutó de Nogaro como en cualquier edición anterior. “Es cierto que vino menos público, como un 50 % menos, y se veía más control de Policía. No podías entrar al recinto sin la mascarilla y de vez en cuando los gendarmes te llamaban la atención si no la llevabas bien puesta. La distancia social se respetaba, pero hasta la segunda copa. Luego…”.

concentraciones

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Este año no había música en vivo y la actividad nocturna se reducía a lo que quisieran organizar únicamente los participantes (los visitantes tenían el acceso prohibido a partir de las siete de la tarde). Uno de esos visitantes fue Jonathan Blanco, que subió con otros quince miembros del grupo JDC y pernoctaron fuera del recinto. “La verdad es que se notaba menos afluencia de público”, cuenta Jonathan en conversación telefónica. “De 250 camiones que había en 2019 se pasó a unos 160. Y se colocaron con más espacio entre ellos. Lo bueno, que podías tomar fotos de los vehículos con más facilidad. El nivel, eso sí, igual que siempre: este festival es una auténtica pasada.

Mientras tanto, los hay que buscan alternativas, como celebrar el evento de manera virtual a través de Internet. Nada es comparable a un evento en vivo, cierto, pero es una manera de mantener vivo el festival y conectar con el público. La organización del Truckers Jamboree de Walcott, en el estado de Iowa, se decantó por esta opción. El área de servicio Iowa 80 acoge en julio una de las concentraciones camioneras más grandes del planeta. Cerca de 45.000 personas disfrutan durante tres días de luz, cromo, música y barbacoa. “Este año tendremos un Jamboree virtual y celebraremos igualmente la importancia de esta profesión”, decía Heather DeBaillie, una de las jefas de marketing del evento, tras anunciar la cancelación. Los participantes enviaban los datos del vehículo acompañados de fotografías y posteriormente un jurado votaba en las categorías de camión decorado, clásico y mejor mascota.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

concentraciones

“Obviamente no es lo que habíamos pensado para nuestra 41ª edición del festival”, reconoce Delia Moon, vicepresidenta del grupo, “pero pensamos en nuestros conductores y sus familias y queremos celebrarlo por ellos. Queremos que sepan que valoramos el trabajo duro que hacen. Además del evento virtual, el área ofreció durante ese fin de semana una comida gratis a los transportistas que pararon en sus instalaciones.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

En Europa, el Trucker Country Festival de Interlaken, en Suiza, que debía celebrarse en junio, se apuntó también a la actividad online. La organización promovió durante semanas algunas actividades en Internet, desde canciones en vivo hasta baile en línea y, junto a Les Routiers de Suiza, entregaron a los transportistas del país, casa por casa, un pequeño trofeo en agradecimiento por su labor diaria.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1