PUBLICIDAD

GMC CCKW 6×6, listo para el combate

El GMC CCKW 6×6 se fabricó durante la primera parte de la década de los cuarenta, en pleno auge para la industria automovilística militar, pues el mayor conflicto bélico de los últimos tiempos se había desatado e implicaba un despliegue sin igual de tropas, alimentos, armas y, en general, todo tipo de material. Para ello, el gigante en la automoción fabricaba estos camiones de tres ejes de 2,5 toneladas para garantizar los diversos suministros de las tropas estadounidenses y sus aliados necesarios para el combate.

GMC

El kit está escalado a 1:35 y hemos aprovechado para ambientarlo en una simulación de descarga de suministros en plena acción, para apreciar en mayor medida, si cabe, el acabado de este fabricante. Para comenzar con el montaje, como es bien habitual en la sección, empezaremos por el chasis. Destacamos de éste que el constructor nos ofrece la posibilidad de recortarlo, para eliminar la prolongación necesaria para el posterior anclaje del winch.

Nosotros, como veis en las imágenes, no lo cortaremos, pues se lo montaremos. Así que cogemos los largueros y travesaños correspondientes al chasis y nos disponemos a armarlos. Acto seguido, montamos las ballestas traseras junto con los ejes traseros motrices, el depósito de gasolina y las cajas de las baterías. También es de ley colocar las ruedas y los neumáticos, aunque en el caso de estas últimas nos aseguraremos de que estén perfectamente pintadas.

Desobedecemos un poco

Es el momento, según las instrucciones de la maqueta, de colocar el fondo de la cabina, pero no la colocaremos debido al esquema de pinturas, por lo que nos reservaremos hasta el montaje y la pintura de la cabina. Pasaremos directamente a colocar las transmisiones en los ejes motrices, la caja transfer y los sistemas de frenos traseros, entre otros detalles.

GMC

En este paso que viene a continuación, el montaje del winch, pondremos especial atención. Primero las piezas 48 y 50, que son unas prolongaciones que se colocan en la parte delantera del chasis, luego situamos la pieza 49 en su lugar y a continuación procedemos con el enmarque para luego colocar el cilindro donde dispondremos el cable. Para finalizar colocamos la otra prolongación del soporte del winch, y por último, el parachoques con los dos soportes que simulan unos fuertes y robustos ganchos para el arrastre del camión en situaciones difíciles.

Es hora de pasar a las manguetas y los bujes, para continuar con el montaje de la cabina y el fondo que habíamos reservado, además de la trasera, las puertas y los costados del morro. Pintamos toda la cabina de color verde militar mate, al igual que haremos posteriormente con la caja de carga y el chasis. La zona de carga cuenta con un fondo, un frontal que sirve a su vez para proteger la cabina de posibles golpes o impactos, los costados y la portezuela trasera, y otros complementos como las faldillas antilodo. Una vez montados y convenientemente pintados cabina, chasis, caja, llantas… lo reservamos durante 24 horas para que seque bien, antes de colocar los cristales, las ruedas, las llantas, los faros, etc.

Para acabar con el trabajo, y si se quiere, se puede ensuciar la maqueta para darle mayor realismo, o bien, si se prefiere, se puede conservar como pieza de colección, como vehículo emblemático protagonista y testigo de la Segunda Guerra Mundial, entre otras batallas.

Más trucos

Para la fabricación del toldo necesitaremos papel higiénico sin dibujos ni grabados, alambre, cola de carpintero, un pincel plano de cerdas muy blandas, un recipiente y agua. Fabricamos con el hilo metálico la estructura que soportará el toldo. Acto seguido, en el recipiente mezclamos cola de carpintero con agua para rebajarla, prácticamente debe parecer leche. Cogemos el papel higiénico, por las porciones, es decir, de pliegue a pliegue, lo colocamos encima de los cerquillos de alambre y con el pincel, lo untamos con la solución de cola que hemos preparado. Repetimos la operación tantas veces como sea necesario, hasta conseguir el cuerpo de la lona que deseamos. Una vez seco, lo pintamos de verde como el resto del conjunto.