Erke, un interior para cada aplicación