PUBLICIDAD

Elevaciones Jopecar, de León; volando en tierra

El que ansíe el sota, caballo y rey de una ruta más o menos fija, con sus señales de tráfico ya interiorizadas y a refugio o intemperie de unas caras conocidas, no encontrará en este estante del sector del transporte su mejor acomodo. En Jopecar, hoy puedes cargar una plataforma elevadora, una retro o un dúmper, para adentrarte en la calle de una gran capital, y mañana ir a un pueblo recóndito del Bierzo a recoger un tractor averiado.

Los tres púgiles que saltan cada día a la lona asfaltada son un DAF XF y un MAN TGA, con los que se mueve la maquinaria más grande y que ofrecen un servicio de grúa para montar casetas, generadores y otros elementos fijos; así como un Scania 94, utilizado sobre todo para enfrentar cercanías y transportar maquinaria menos aparatosa.

Elevaciones Jopecar

Bruno, David, Tato, Nando, Noemí, Nieves y Carlos conforman la dotación humana de Jopecar en sus vertientes camionero-mecánica y administrativo-comercial. El último de los citados, Carlos Hernández, es el velador máximo de todo este armazón, que él mismo fundó en el año 2012, después de trabajar en la empresa gallega Elevaciones Rama. “Con la crisis –nos cuenta el ponferradino Carlos–, Rama empezó a cerrar delegaciones y, cuando le tocaba el turno a la de Ponferrada, me entendí muy bien con los dueños para adquirir parte de su maquinaria a buen precio. Teníamos mercado para andar camino y muchas ganas de luchar. Si hablo en primera persona del plural –subraya– es porque mi mujer, Nieves, es tan bandera de Jopecar como yo”.

Elevaciones Jopecar

Clientela de altura
Vilafranca del Bierzo, Barco de Valdeorras, Laciana y otros municipios de la comarca berciana conforman el núcleo principal de la actividad de Elevaciones Jopecar, si bien el DAF lleva a cabo también muchas incursiones por España, alquilando toda suerte de maquinaria: carretillas eléctricas o de combustión interna, plataformas elevadoras de tijera y articuladas, dúmper, retros, manipuladores y distintos elementos para el alzado de personas. “Por la experiencia que tengo –prosigue–, además del material alquilado, lo que nuestros clientes aprecian es el servicio de asistencia técnica, pues el mantenimiento adecuado de la maquinaria es lo que te asegura que una labor se desarrolle con éxito seguro”.

Elevaciones Jopecar

Carlos Hernández parece encajar más entre los que prefieren sufrir por su propio sueño que trabajar a sueldo por el sueño de otro, pero aun así tiene muy claro que hay que fijarse siempre objetivos suaves y asumibles. “Quizá cambiaría el Scania de 306 CV, que ya está viejito, por otro modelo más moderno, pero sin prisas, y menos ahora con la crisis del COVID-19, que tiene a muchas empresas en parada técnica, lo que nos ha hecho bajar considerablemente la facturación. Cuando toda esta conmoción sanitaria escampe –remata Carlos–, lo primero que haré es retornar el gran esfuerzo que mis chóferes están haciendo para sacar esta crisis adelante. El camión ya vendrá cuando tenga que venir”.

Elevaciones Jopecar

Que Carlos es hombre de no dejarse abrumar por futuros inciertos es algo que enseguida se capta cuando habla de sus pequeños Jorge y Miriam. Disfrutar de ellos tiene preferencia, y de su restaurado Barreiros, infiltrado en este reportaje, también.