El Ebro B-45 de Marta Mallorquí, de siempre en casa