fbpx
PUBLICIDAD Billboard

El cierre parcial de gasolineras agudiza el monopolio de las grandes petroleras

Ante la importante disminución en la venta de carburantes por la reducción de la actividad económica, desde el Ministerio de Sanidad se ha permitido que un número importante de estaciones de servicio puedan cerrar o reducir de forma importante su horario habitual, mientras continúe la situación del estado de alarma, excepto aquellas que se consideran esenciales por estar situadas en ubicaciones estratégicas.

Ello supone en la práctica que en torno a un 63% de las estaciones de servicio situadas en lugares de menor concurrencia, aproximadamente unas 7.300 han procedido a su cierre o reducción significativa de su horario de atención al público.

PUBLICIDAD Content_1

Ello va a suponer, a juicio de Fenadismer, que «se agudice la situación de oligopolio en la que actualmente operan las principales compañías petrolíferas, ya que son precisamente éstas las que gestionan la mayor parte de las estaciones de servicio y gasolineras situadas en las principales vías de circulación, siendo los distribuidores independientes las que gestionan las situadas principalmente en carreteras secundarias».

Además, según las quejas transmitidas a Fenadismer por numerosas empresas transportistas tanto de mercancías como de viajeros, en las últimas semanas «están sufriendo una importante limitación en el suministro de carburantes a los postes de autoconsumo que tienen las empresas en sus bases para poder adquirir el carburante a granel a precios más competitivos.

Sin embargo, la injustificable reducción de la capacidad de riesgo de compra que les están aplicando están obligándolas a pagar al contado los nuevos pedidos de carburante que pretendan realizar o bien tener que repostar en las gasolineras que quedan abiertas».   

PUBLICIDAD Content_2

Por otra parte, pese al acuerdo alcanzado la semana pasada por los países productores de la OPEP para la reducción significativa de la producción de petróleo, sin embargo, ello no ha tenido repercusión alguna en el precio final del crudo Brent, que continúa en el mercado internacional en niveles mínimos de cotización del crudo Brent, en torno a los 25 dólares, lo que supone una reducción en un 60 % en los últimos 4 meses, desde que se inició la crisis del coronavirus en China.  

Por ello, Fenadismer sigue insistiendo en «la necesidad de que el Gobierno, con carácter urgente y excepcional proceda a intervenir el precio final de los carburantes en España, mientras se mantenga la situación del estado de alarma, reestableciendo de este modo el sistema de fijación de precios máximos que estuvo vigente hasta 1998 en España, para de este modo obligar a que los grandes oligopolios también contribuyan a la recuperación económica que nuestro país necesita para salir de la actual crisis».

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1