fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Baterías verticales en vehículos eléctricos, ¿asegurarán una mayor eficiencia?

El mundo de la automoción destaca por renovarse e innovar, a veces, a partir de los retos que se le presentan. Actualmente, todo parte de los vehículos de nueva generación y sus puntos débiles. En esta línea, la empresa británica Page-Roberts ha propuesto la colocación de baterías verticales en los coches eléctricos cambiando la ubicación y orientación del paquete.

La forma de integrar una batería en un vehículo eléctrico es a partir del chasis tipo «monopatín». De esta manera, reducen el peso y eliminan el volumen de los compartimentos de pasajeros y de carga. No obstante, Page-Roberts cree que hay una forma más eficiente y que permitirá aumentar la autonomía de los vehículos.

PUBLICIDAD Content_1

Las baterías debajo del suelo empaquetan suficiente energía de la batería para un rango aceptable. De este modo, se logra un centro de gravedad más bajo y, asimismo, una mejora de la estabilidad. Sin embargo, tiene como inconvenientes la altura y peso adicionales y las complejidades estructurales de la carrocería. También cabe destacar la distancia entre ejes a menudo extendida.

baterías-verticales-coches-eléctricos

 

PUBLICIDAD Content_2

Y es aquí de donde nace la alternativa propuesta. Se trataría de cambiar la ubicación y orientación del paquete de acumuladores posicionándolo en forma vertical dentro del habitáculo. Tendrían el potencial de poder viajar un 30% más con una carga, o bien usar una batería más pequeña para mantener un rango similar a los niveles de hoy día. Además, los costes de fabricación podrían reducirse hasta en un 36%.

Las baterías ocuparían la mitad de la altura del vehículo. La altura bajaría y daría más flexibilidad a los diseñadores a la hora de redefinir el exterior del coche. Según Page-Roberts, hacer que la batería encuentre hueco dentro del propio habitáculo no mejoraría solo el diseño del coche, sino también la experiencia del usuario.

Ahora bien, ¿qué inconvenientes trae la propuesta? La más llamativa es que la practicidad del interior se vea limitada, ya que los acumuladores se interponen como una barrera física entre los pasajeros de delante y detrás. Podría generar una altura de los asientos menor y una distancia entre ejes más corta. Así, pues sería viable principalmente en modelos más deportivos.

PUBLICIDAD Content_3

La empresa señala que se reduciría la exposición a los impactos, ahorrando entre 35 y 75 kg de materiales de la estructura de choque. Este aligeramiento estructural se combina con el ahorro de peso y la mejora de la aerodinámica, que comportaría un aumento de la eficiencia general del vehículo.

No obstante, hay otros factores que podrían verse afectados. Por ejemplo, el sistema de refrigeración, ubicado normalmente debajo de la batería, o la célula de seguridad que protege la misma. De momento, Page-Roberts asegura que las baterías verticales en los coches eléctricos mejoran su eficiencia. Veremos si próximamente si alguna marca sigue la propuesta.

PUBLICIDAD Content_4
PUBLICIDAD Mobile_Footer_1