Barreiros cisterna: Nace un clásico